TS Impuesto Hipotecas Bancos

Según el TS el impuesto de las hipotecas lo deberán pagar los bancos

A última hora del día 19 de octubre de 2018, el Poder Judicial informaba que paralizaba los efectos de la sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TS dictada el 16/10/2018 por la que cambiaba el criterio a seguir, estableciendo que quien debe pagar el impuesto sobre actos jurídicos documentados en las escrituras públicas con garantía hipotecaria es la entidad prestamista, y no quien recibe el préstamo.

Según el Poder Judicial, el Pleno de la Sala Tercera del TS decidirá si confirma el giro jurisprudencial de la Sentencia sobre el impuesto de las hipotecas. Esto se debe a que la sentencia nº 1505/2018 de la Sección 2ª de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TS, relativa al sujeto pasivo del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, supone un giro radical en el criterio jurisprudencial hasta ahora sustentado y, dada la enorme repercusión económica y social, el Presidente de la Sala ha acordado, con carácter urgente, dejar sin efecto todos los señalamientos sobre recursos de casación pendientes con un objeto similar y avocar al Pleno de la Sala el conocimiento de alguno de dichos recursos pendientes, a fin de decidir si dicho giro jurisprudencial debe ser o no confirmado, el cual ha sido convocado para el próximo 5 de noviembre.

La sentencia da un vuelco a la doctrina anterior e indica que el préstamo con garantía hipotecaria es una unidad a efectos tributarios, y ante la interpretación de que pueda haber dos adquirentes por la complejidad de dicho negocio jurídico, se decanta por establecer quién es realmente el interesado, el banco. Además, hace hincapié en que el legislador podía haber especificado en actos jurídicos documentados quién es el obligado al pago del impuesto, tal y como lo hizo en el ITP. Concluyendo, por tanto, de manera inequívoca que es la hipoteca, y no el préstamo, el negocio principal en las escrituras públicas que documentan préstamos con garantía hipotecaria, por lo que el único interesado que viene obligado al pago del impuesto es la entidad financiera y no el prestatario.

Hasta ahora, el TS había avalado que este tributo lo pagaran los clientes y había determinado que solo se compartirían entre consumidores y entidades los gastos de los documentos físicos firmados en el notario, como el timbre del papel oficial, un importe mínimo en comparación con la cuantía del impuesto.

Para más información, puede solicitar una cita con nuestro equipo de especialistas.