Tribunal Supremo Tarjeta Revolving

El TS declara como usura una tarjeta revolving

El tipo de interés de una tarjeta de Wizink es declarado como usura por el Tribunal Supremo.

El pasado mes de marzo el Tribunal Supremo dio a conocer la sentencia sobre una tarjeta de crédito revolving de la entidad Wizink. El caso que resuelve el Supremo es el de un préstamo que llegó a tener un tipo de interés del 27,24% y que ha sido declarado abusivo atendiendo a la Ley de Usura de 1908.

En concreto, la sentencia de nuestro Alto Tribunal daba respuesta a un recurso interpuesto por Wizink, y ha confirmado el tipo de interés usurero de una de sus tarjetas. En el caso resuelto, se trataba de un contrato del año 2012 que comenzó con un tipo de interés del 26,82%, que llegó al 27,24% en el momento de la presentación de la demanda.

El Pleno de la Sala del TS considera que, la referencia del interés normal del dinero, que ha de utilizarse para determinar si el interés remuneratorio es usurario, debe ser el interés medio aplicable a la categoría a la que corresponda la operación cuestionada, en este caso, el tipo medio aplicado a las operaciones de crédito mediante tarjetas de crédito y revolving publicado en las estadísticas oficiales del Banco de España.

Además, en la determinación de cuándo el interés de un crédito revolving es usurario, el TS tiene en cuenta que el tipo medio del que se parte para realizar la comparación, algo superior al 20% anual, es ya muy elevado. Por ello, una diferencia tan apreciable como la que concurre en este caso (supera en 7 puntos es tipo medio), es ya muy elevado y ha de considerarse como notablemente superior a dicho índice.

Por último, la Sala argumenta que no puede justificarse la fijación de un interés notablemente superior al normal del dinero por el riesgo derivado del alto nivel de impagos anudado a operaciones de crédito concedidas de modo ágil, porque la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores, no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico.

Este tipo de tarjetas ha provocado que los clientes que la han contratado se conviertan en deudores de una cantidad muy por encima de la prestada, ya que, a través de la aparente ventaja de decidir cuánto abonar cada mes y con la cuota fija, que suele ser baja o con un porcentaje de la deuda pendiente, atrapan al usuario en una red de intereses altísimos y una deuda que se alarga indefinidamente, llegando a pagar tres veces más de lo prestado.

Esta sentencia abre el camino a que los afectados por estas tarjetas de crédito puedan reclamar la nulidad del contrato y la devolución del exceso de los intereses pagados. Si has pagado más de lo prestado, la nulidad del contrato y el exceso de capital más los intereses, a lo que habría que añadir las comisiones y cuotas de seguros que hayas abonado. En el caso de que no hayas pagado lo prestado, se puede reclamar la nulidad del contrato y la devolución de los intereses, más cuotas de seguro y comisiones, abonando a la entidad prestamista el capital prestado que quede por devolver.